miércoles, 14 de agosto de 2013

Cómo elaborar un Análisis de Riesgos del Producto

En un proyecto de testing, como en todos los proyectos, hay que lograr determinados objetivos con ciertas restricciones de costes, tiempo y alcance.

Esto se traduce directamente en una máxima que es uno de los principios fundamentales del testing según ISTQB®: No es posible probarlo todo.

Sólo sistemas extremadamente simples pueden ser testeados con pruebas exhaustivas (todas las combinaciones posibles).

Entonces, ¿cómo decido hasta dónde pruebo y cómo pruebo?
Lo más común en estos casos es responder a estas preguntas usando como base un Análisis de Riesgos del Producto.

El Riesgo puede cuantificarse según la siguiente fórmula:

Riesgo = Probabilidad de fallo x Impacto

Y a su vez, la Probabilidad de Fallo es igual a:

Probabilidad de Fallo = Complejidad Técnica x Frecuencia de Uso

Compartir